Luego de la reunión de ayer de la Junta de Parques y Recreaciones de Minneapolis, no se llegó a ninguna propuesta en el tema de los campamentos de personas sin hogar que están proliferando en la ciudad. En este momento en el Powderhorn Park son cientos las tiendas de campaña y se estima que en 35 parques a lo largo de la ciudad se presenta la misma situación, por lo que los vecinos consideran que salió ya de control. Activistas indican que, si los obligan a dejar sus campamentos, no tienen donde ir, que no hay ni albergues ni hoteles suficientes en Minneapolis.