El nuevo gobierno de México, encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, buscará tomar el control de la situación en la que vive la caravana migrante de más de 6.000 centroamericanos apostada en Tijuana desde hace 3 semanas.

La crisis de los migrantes quedó en medio del cambio de presidente en México y ahora es un problema que debe resolver la administración de López Obrador.