El Juez de Distrito Emmet Sullivan ordenó a la administración de Donald Trump que detenga las deportaciones de niños solos. Se calcula que desde Marzo, 8,800 menores de edad que han sido sorprendidos de este lado de la frontera sin documentos y sin acompañantes, han sido deportados con excusa de proteger al país de la pandemia. La queja principal es que los niños son dejados a su suerte en las calles de las ciudades fronterizas de México, sin importar si son originarios de ese o de otro país, y puestos a merced de la delincuencia que opera en ese sector del vecino país del sur.