Domingo Rojo, así titularon los organizadores a la marcha realizada la tarde de ayer en el Downtown de Minneapolis en protesta por la muerte de Breonna Taylor. Varios grupos hicieron la convocatoria, entre ellos el llamado 10K. La reunión fue enfrente del US Bank Stadium y de ahí, cientos de participantes se movilizaron rumbo a un local de conciertos dejando una estela de flores a lo largo del camino. Realizaron diferentes acciones de protesta, como recostarse sobre la cinta asfáltica, eso sí, sin dejar de tomarse las series a cada paso del camino. La policía abrió paso para evitar conflictos con los automovilistas y no se registraron incidentes mayores.