Un padre de Minneapolis que abusó física y sexualmente de sus hijas durante varios años se declaró culpable de tres cargos.  Jerry Curry,  se declaró culpable de delito grave en primer grado por conducta sexual criminal  y delito grave infantil.

 Curry y su esposa Sheila Wilson vivían en una casa con sus hijas gemelas de 20 años y una hija de 10 años.  Curry abusó repetidamente físicamente de las hijas mayores a veces encerrándolas con cadenas y abusó sexualmente  de ellas.  La denuncia  establece que la hija menor dijo que una vez fue golpeada en la cabeza con un palo de golf por Curry. Ella observó el abuso de sus hermanas con regularidad, de acuerdo con la denuncia penal.    Curry servirá 20 años en prisión y 10 años de libertad supervisada. Su esposa, Sheila Wilson, se declaró culpable de negligencia criminal y será sentenciada el 11 de marzo.