Zachary Robinson, de 27 años, quien el 5 de julio disparara contra su novia, con 27 semanas de embarazo, privándola de la vida y provocando con el parto prematuro de una bebé que apenas vivió un mes, acepto la culpabilidad de sus acciones y fue condenado a 49 años de prisión. Los hechos ocurrieron en las cercanías del monumento que se ha improvisado para George Floyd y de acuerdo a testigos, el sujeto discutía con la mujer y cuando ella intentaba retirarse, le disparó a quemarropa además de lesionar a una persona que intentó auxiliar a la hoy occisa. Las asistencias demoraron en llegar al lugar por el cierre de calles que hay en ese lugar y los médicos lograron traer al mundo a la infante, quien por lo prematuro de su desarrollo no logró sobrevivir. Robinson se declaró culpable también de otros incidentes violentos ocurridos previamente.