Blue Cross y Blue Shield de Minnesota llevaron a cabo una encuesta en la que los padres de familia, en más de un 62% respondieron que las comidas gratuitas en las escuelas deben seguir, independientemente del ingreso de los padres, aun después de que termine el dinero federal destinado a este fin. Ya el Gobernador Walz propuso una partida de 185 millones de dólares para dotar de desayuno y lunch a 900 mil estudiantes por año en Minnesota, pero es necesario que sea aprobada por el legislativo.