Luego del más reciente tiroteo ocurrido en las inmediaciones de la 38th y Chicago, en South Minneapolis, el Jefe de Policía, Medaria Arradondo, envió un correo electrónico a los concejales Andrea Jenkins y Alondra Cano, solicitando su colaboración para que este sector sea abierto de nuevo al tránsito. Relata Arradondo que debido a los bloqueos de la que llaman “zona autónoma” no pudieron llegar al lugar de los hechos en forma oportuna, y que cuando lo hicieron, ya las personas que frecuentan el lugar habían contaminado la evidencia. Por su parte Jenkins dijo que toda acción que impida las investigaciones es también en contra de la justicia, y que por ello espera llegar a un acuerdo con los manifestantes para que permitan abrir el lugar, considera que esto puede ocurrir antes de que termine enero. Mientras tanto los vecinos, que no son quienes mantienen tomado el lugar, piden más presencia policiaca.