El Juez Peter Cahill, quien lleva el juicio que se sigue en contra de los cuatro ex oficiales de la Policía de Minneapolis que participaron en el incidente donde perdió la vida George Floyd, determinó este jueves que se juzgará a los cuatro en un solo proceso, no en cuatro separados como lo solicitaba la defensa. Además, se permitirá el ingreso de cámaras de televisión al juicio que puede llegar a durar más de un mes. Respecto a la solicitud de la defensa, de mover el juicio a otra jurisdicción, de momento la respuesta es no, y debería iniciar el 8 de marzo en la Corte de Distrito del Condado de Hennepin, en el Downtown de Minneapolis; sin embargo, dejó abierta la posibilidad de reconsiderar esta decisión.