Uno de los grupos más golpeados por la pandemia son los adultos mayores que viven en casas de retiro, además de ver morir por cientos a sus compañeros, han estado aislados de su familia. Ahora, el departamento de salud ha establecido una serie de lineamientos que les permitirán recibir a sus seres queridos, en el exterior de los edificios. Todo bajo estrictas medidas sanitarias pues ya la Guardia Nacional se encargó de aplicar pruebas al total de estos recintos, y ahora se tiene un control más adecuado de los contagios.