Una compañía de Ohio intentó vender al Gobierno del Estado de Minnesota, medio millón de mascarillas N95 que resultaron ser falsas. La compañía 3M con sede en nuestro estado trabaja en relación estrecha con los gobiernos y determinaron que ellos no las fabricaron. A la compañía vendedora se le notificó y dijo haberlas comprado a su vez a otro distribuidor, por lo que se llaman víctimas igualmente y accedieron a entregar todas sus existencias para que fueran destruidas. Con la pandemia se incrementaron las ventas de este modelo de mascarilla y a su vez 3M triplicó su producción, de manera que se están haciendo 95 millones por mes.

(la imágen de la ilustración corresponde a una mascarilla auténtica)