La Administración de Pequeñas Empresas ha agotado sus fondos para el programa de préstamos de emergencia para pequeñas empresas que fue parte de la ley CARES de $ 2 billones.
Miles de propietarios de pequeñas empresas cuyos préstamos aún no se han procesado ahora deben esperar a que el Congreso apruebe una solicitud de la administración Trump de otros $ 250 mil millones para el programa. Los legisladores han estado regateando sobre si extender el programa tal como está ahora o si agregar disposiciones que, entre otras cosas, ayudarían a las empresas minoritarias. No está claro cuándo podrían llegar a un acuerdo que permita que continúen las aprobaciones de préstamos
El miércoles, la SBA (Small Business Administration) dijo que había aprobado más de 1,44 millones de préstamos por un total de más de $ 311 mil millones, más de $ 50 mil millones desde el lunes. El programa tuvo $ 350 mil millones en fondos. La administración Trump ha pedido al Congreso, que estableció el techo original, otros $ 250 mil millones para el programa. Sin embargo, esa solicitud se ha estancado en el Senado.
El sitio de la SBA ahora dice que “actualmente no puede aceptar nuevas solicitudes para el Programa de Protección de Cheques de Pago en función de los fondos disponibles para las asignaciones. Del mismo modo, no podemos inscribir nuevos prestamistas PPP en este momento”.
El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y la jefa de la Administración de Pequeñas Empresas, Jovita Carranza, instaron el miércoles al Congreso a que asigne más fondos. La SBA ha procesado más de 14 años de préstamos en menos de 14 días.