Las autoridades en China impusieron una prohibición nacional al comercio de animales silvestres en mercados y restaurantes de todo el país como medida para controlar la propagación del coronavirus.

Los expertos chinos detectaron el nuevo tipo de coronavirus en muestras tomadas de un mercado en la ciudad central de Wuhan, por lo que se cree que los animales salvajes consumidos son la fuente del brote.

Las autoridades indicaron que la medida prohíbe el comercio de especies silvestres en forma temporal en los mercados de China, pero las organizaciones que abogan por la protección de vida silvestre exigen que el veto sea permanente debido al riesgo que representan estos animales para la propagación de enfermedades.