El Concejo de la Ciudad de Minneapolis presentó un plan para reubicar 7.9 millones de dólares del presupuesto de la Policía a diferentes acciones que desde su punto de vista pueden ayudar a la seguridad de la ciudad. Entre ellas, crear un grupo especial para atender crisis mentales sin la intervención de los uniformados. La promoción de actividades que ayuden a prevenir los delitos y un incremento en los recursos para que la población pueda hacer responsables a los elementos de policía de sus acciones. Hasta el momento el Jefe de Policía no se ha pronunciado respecto a los recortes propuestos en el presupuesto de la corporación.