Los candidatos se quitaron los guantes en la segunda ronda del primer debate demócrata el jueves, dejando a algunos heridos y a uno dando la vuelta de la victoria.

Aquí está, por orden de aparición en el escenario, quién ganó, quién pareció ausente y quién esperará tener más suerte la próxima vez.

La escritora Marrianne Williamson: Fue fiel a sí misma, lo cual los votantes pueden o no considerar como presidenciable. Pero Williamson se presentó a una gran audiencia que probablemente tenga curiosidad por escuchar más de su marca de autoayuda, psicología y espiritualidad.

John Hickenlooper, ex gobernador de Colorado: Estuvo en busca de un momento de despegue, que no llegó

. El empresario Andrew Yang: El amor de Yang por las matemáticas y PowerPoint y dar a cada estadounidense $ 1,000 al mes podría haberlo convertido en una estrella poco probable. Pero parecía encogerse bajo las luces brillantes en el escenario de debate. “¿Disculpe?” tartamudeó cuando luchaba por entender una pregunta.

El alcalde Pete Buttigieg: El asesinato de un hombre negro por parte de un oficial de policía en South Bend ha mantenido a Buttigieg fuera de la campaña y ha puesto de relieve su lucha por avanzar con los votantes negros. Ganó aplausos por llamar hipócritas a los republicanos por invocar el cristianismo y reprimir a los migrantes.

El ex vicepresidente Joe Biden: Tenía un objetivo en su espalda, pero las respuestas desiguales de Biden a los ataques mostraron por qué muchos demócratas no están apostando sus ahorros de toda la vida en él.

El senador Bernie Sanders: Si ama a Bernie Sanders, probablemente amó lo que escuchó el jueves. Sanders lanzó golpes fulminantes en Trump, pero hizo poco para ampliar su audiencia.

La senadora Kamala Harris: Harris le dio nueva vida a su campaña con el momento del debate cuando desafió a Biden por su trabajo con los segregacionistas y mencionó su propia experiencia al ser transportada en autobús a una escuela integrada cuando era niña.

La senadora Kirsten Gillibrand: Una senadora, Elizabeth Warren, fue la protagonista del primer debate del miércoles. Y otra senadora, Kamala Harris, fue la estrella de la segunda ronda del debate. Gillibrand no estuvo entre ellas.

El senador Michael Bennet: Atacó a los favoritos, pero no dijo mucho sobre su propia visión o por qué es necesario en el ya amplio campo de candidatos.

El congresista Eric Swalwell: Le dio un gran golpe temprano a Biden al pedirle que pasara la antorcha a una nueva generación, pero sus frases preparadas y reacciones ensayadas se volvieron aburridas al final.

El favorito se tambaleó

En su primer debate de la temporada electoral, el ex vicepresidente Joe Biden no logró consolidar su lugar como el favorito para ganar la nominación presidencial demócrata de 2020, lo que le dio una mayor posibilidad a un pequeño grupo de rivales legítimos.

Durante el lapso de dos días, la senadora Kamala Harris, demócrata por California, quien se batió en duelo con Biden por su desempeño en cuanto a la integración escolar, y la senadora Elizabeth Warren, demócrata por Massachusetts, quien fue ampliamente considerada como la más destacada del miércoles, crearon oportunidades para ellas.