El Oficial de Waseka, Arik Matson, quien resultara herido de bala en enero mientras cumplía con su deber, regresará a su casa para continuar con el proceso de rehabilitación. Matson había estado en Nebraska en un centro especializado en recuperación neurológica y motriz, ahora ya puede caminar con algunas dificultades y tiene un pronóstico algo optimista de recuperar buena parte de las funciones que perdió luego de recibir el impacto de bala que disparó una persona que se encontraba atrincherada. Se espera que le den una bienvenida a lo largo de las calles por las que se trasladará para regresar con su familia.