La Lake Street de Minneapolis poco a poco comienza a retomar la actividad normal, la tienda de autoservicio que se localiza frente al lugar donde estaba el Tercer Precinto de la Policía de Minneapolis, abrió sus puertas de nuevo luego de estar cerrada desde mayo tras ser saqueada por la multitud que protestaba por la muerte de George Floyd. Los pequeños y medianos negocios no han podido avanzar al mismo ritmo, sobre todo por los costos de demolición, ya que los materiales usados en construcciones casi centenarias, requieren de ser depositados en confinamientos especiales, y ese tipo de tarifas no las pagan la mayoría de los seguros.