Representantes de dos importantes iglesias, en cartas separadas, informaron al Gobernador Walz que, a pesar de la prohibición impuesta, a partir del 26 de Mayo comenzarán a ofrecer servicios litúrgicos. Se trata de la Iglesia Luterana del Sínodo de Missouri y la Arquidiócesis de Minneapolis-St. Paul. Los lideres religiosos señalan que les parece incongruente que se les prohíba oficiar con más de 10 feligreses, cuando se ha permitido la apertura de malls, restaurantes y bares. Por su parte el Gobernador, a través de su vocero, Teddy Tschann, dijo que su principal obligación es preservar la salud de los residentes del estado, y les informó que antes de que termine la semana se reuniría con ellos.