2020 definitivamente fue un año atípico, para muchos significó la pérdida de seres queridos, o pasar muchas horas de encierro. Para otros, fue un año de oportunidad, como para los vendedores de armas en Minnesota. De acuerdo a los registros, la cantidad de personas con permiso para portar un arma, se duplicó de 2019 a 2020. Según el BCA, el año pasado se emitieron 96,554 de estos permisos, mientras que en 2019 fueron poco más de 50 mil. Son varias las hipótesis que sustentan este comportamiento, desde el temor de ser robados como efecto de la pandemia, hasta la necesidad de protegerse luego de ver los disturbios que siguieron a la muerte de George Floyd. Según el registro, las personas que tienen permiso para portar armas participaron solamente en el 2% de los crímenes ocurridos el año pasado.