En Minneapolis, mientras las autoridades deciden a quien le corresponde asumir la responsabilidad, vecinos del área de la 38 y Chicago, donde murió George Floyd en mayo pasado, siguen sin saber como se resolverá la situación del bloqueo que mantienen simpatizantes del ahora occiso. En la esquina de estas calles se improvisó un monumento que a la fecha sigue recibiendo visitantes, a la vez que los activistas se niegan a retirar las barricadas en tanto no se cumplan una serie de condiciones entre las que incluyen algunas inversiones. La Presidente del Concejo de la Ciudad, Lisa Bender exige al Alcalde Frey que imponga su autoridad, mientras este último habla de una solución concertada luego de que el apoyo del mismo Concejo, que promovió en un principio la disolución de la Policía local, funcionó como aliciente para que continuara el cierre de calles. El dueño de la tienda ubicada en esa esquina ha anunciado que demandará a la ciudad por las perdidas que ha sufrido, junto con el dueño de un taller que fue asaltado mientras las autoridades no pudieron llegar por el bloqueo.