Luego de tres horas terminó la audiencia de los cuatro ex oficiales de la policía de Minneapolis que tomaron parte en la detención donde perdió la vida George Floyd. La capacidad de la sala en la corte es restringida a causa de la pandemia de Covid 19, pero por fuera del edificio, un centenar de personas llevan a cabo una protesta pacífica que ocupa buena parte de la calle cuarta entre Marquette y la Calle Segunda. Familiares de Floyd llegaron al lugar portando cubre bocas color negro con el número 8:46 impreso en letras blancas, mismo que se refiere al tiempo que el ahora occiso estuvo en el suelo. El Juez Peter Cahill indicó que, en el proceso, no se admitirán los antecedentes criminales que haya tenido Floyd en Texas por ser irrelevantes al acto que se está juzgando.

La parte acusadora solicita que se lleve a cabo un solo juicio para los cuatro acusados, señalan que, dado que los testigos son los mismos para los cuatro casos, sería inapropiado hacerlos pasara varias veces por el estrado, re victimizándolos de alguna manera. La defensa de los cuatro se opone a esta propuesta pues alegan que cada uno de los acusados se comportó en una forma distinta y tal vez con motivos diferentes, y no deben ser enjuiciados juntos. También piden que el proceso se lleve a otro condado pues el Fiscal Freeman podría ser testigo y acusador toda vez que él se entrevistó con el Médico Legista y conoce los detalles de la autopsia, a lo que accedió ya el Juez Cahill y descartó a Freeman y otros tres miembros de su oficina.

El abogado de Derek Chauvin pide que se desechen los cargos en contra de su cliente indicando que el comportamiento del mismo fue proporcional a la situación, que la presión de la rodilla del ex oficial sobre el cuello de Floyd no provocó raspones en su rostro por lo que no era asfixiante, y que éste murió a causa de una sobredosis de algún tipo de enervante, no por asfixia mecánica. El juicio deberá dar inicio el 8 de marzo de 2021.