Donde las cosas parecen no ir bien es en la organización del Partido Republicano en Minnesota, esta mañana trascendió que Becky Alery, quien hasta ayer fungía como Directora Ejecutiva dejó su puesto, a poco más de un mes de la elección. Alery se había desempeñado hasta hace un año como Directora de Comunicación del órgano partidista, y con la salida de Kevin Pointdexter asumió el cargo. Según refieren analistas, es un momento muy complicado para hacer cambios de ese nivel pues intentan ganar el estado para Donald Trump, además de conservar el Senado Estatal y tratar de obtener varias curules en la Cámara de Representantes. Por diversos medios se ha intentado contactar a la Presidente del partido, pero no ha respondido a ninguno de ellos.