Hay buenas noticias para los vecinos que viven alrededor de la intersección de la 38 y Chicago, en South Minneapolis; el lugar donde el año pasado murió George Floyd mientras cuatro oficiales de policía trataban de someterle. Esta mañana, en conferencia de prensa, se anunció que ese crucero será re abierto a la circulación de vehículos, pero no antes de que concluya el juicio contra Derek Chauvin. Como oportunamente le informamos, el lugar fue tomado desde pocas horas después del infortunado accidente, por varios colectivos que hicieron del lugar un monumento al ahora occiso, pintando murales en las paredes, y estableciendo una rotonda con una mano empuñada. La mayor parte de los integrantes de estos grupos, no tienen su domicilio en el lugar. Los vecinos desde entonces se han estado quejando, ya que, con el cierre del lugar, los servicios públicos y la vigilancia policiaca, brillan por su ausencia. Se pretende respetar el memorial establecido en el lugar, pero respetar el espacio de dos carriles para la circulación de vehículos. Dado que el juicio contra Chauvin inicia en un mes, y se pronostica puede durar hasta seis semanas; a los vecinos del lugar les quedan por lo menos dos meses y medio para continuar en la misma situación.