La Policía de Minneapolis sigue sin un recinto físico para sus fuerzas asignadas al tercer precinto. Este día los propietarios del edificio que rentaría la ciudad para acondicionarlo como centro de operaciones llegaron a un estancamiento por lo que ambas partes acordaron suspenderlas. El edificio a donde se trasladarían las operaciones se localiza en el 2633 de la Minnehaha, pero las protestas de los vecinos han hecho desistir a ambas partes de continuar. Desde que el edificio original fue saqueado e incendiado como parte de las protestas por la muerte de George Floyd, los uniformados adscritos a esta delegación han estado operando en el Convention Center y con ello se ha visto una escalada en actos violentos en el sector que tiene muy preocupados a los habitantes del lugar mientras el Concejo de la Ciudad sigue buscando vías para cambiar la corporación.