Soldados en servicio activo han sido instalados dentro del centro de detención de la Patrulla Fronteriza en Donna, Texas, y monitorean a adultos y niños migrantes desde unos pocos pies de distancia, según dos oficiales del Departamento de Defensa y dos exfuncionarios que hablaron con la cadena NBC, algo que podría contravenir una ley federal con 140 años de antigüedad.

A pesar de que los funcionarios federales han asegurado que las tropas desplegadas en la frontera no han estado en contacto directo con los migrantes ni han sido utilizadas para hacer cumplir la ley, los soldados han montado guardia entre los migrantes.

Las tropas fueron asignadas a la instalación para proporcionar asistencia médica, pero los funcionarios dicen que se ha convertido en una presencia continua vigilándolos.

Los soldados no están armados y se supone que deben referir cualquier problema a los funcionarios de la agencia de Protección Fronteriza y de Aduanas (CBP, en inglés) en lugar de interactuar con los migrantes, pero se les permite responder a situaciones que requieren atención médica inmediata.

Las tropas en servicio activo no pueden hacer funciones de aplicación de la ley dentro del territorio nacional por la Ley Posse Comitatus, promulgada en 1878, que prohíbe al gobierno utilizar las fuerzas armadas para actuar como una fuerza policial dentro de las fronteras.