Si compró un televisor “inteligente” esta temporada de vacaciones o planea hacerlo, considere esta advertencia para los consumidores del FBI: el dispositivo que se encuentra en su sala de estar podría usarse para piratear la  red de computadoras de su hogar y espiarlo.

Los televisores inteligentes, que vienen con una conexión a Internet, permiten a los usuarios navegar por la web y ver programas desde sus plataformas de transmisión favoritas. También vienen con una gama de características personalizables en lugar de un control remoto, que incluyen comandos de voz para cambiar de canal o subir el volumen. 

Pero los dispositivos, equipados con cámaras, micrófonos y, en algunos casos, tecnología de reconocimiento facial, a menudo están mal protegidos por sus fabricantes en comparación con computadoras o teléfonos inteligentes, advirtió el FBI la semana pasada. Eso abre la tecnología a los ciber delincuentes que pueden explotar la vulnerabilidad para acceder a los enrutadores domésticos