El Poder Judicial de Minnesota ha determinado que por lo menos durante 45 días más, estarán restringidas las actividades que se presenten dentro de las salas de la corte. Esta restricción comienza el primero de febrero y significa que, a menos que sea autorizado expresamente, antes del 15 de marzo no podrá comenzar ningún juicio presencial. A la vez, se privilegiará el trabajo a distancia para con ello prevenir contagios en tanto avanza la campaña de vacunación.