Jacob Blake, la persona que recibió varios disparos en la espalda hace poco más de dos semanas en Kenosha, Wisconsin habló este fin de semana a los medios. Desde su cama de hospital dijo que teme no volver a caminar nunca y que se siente muy triste. Dice sentir dolor las 24 horas del día y señala que no es justo que pase por esta situación. Mientras tanto, la investigación de los hechos indica que, si había un cuchillo a bordo de la camioneta que aparece en el video que prácticamente todo el mundo ha visto, pero no especifica si Blake pretendía usarlo para agredir a los uniformados. Sobre el ahora lesionado había una orden de arresto por un crimen de índole sexual al momento de los hechos.