Tim Walz tomará las riendas como gobernador del estado.

El  congresista estadounidense  ganó  la posición  para gobernador el pasado mes de Noviembre.

Walz asume el cargo durante un tiempo divisivo en todo el país y el estado. Como dato curioso, Minnesota es el único estado en este momento que tiene una legislatura dividida, con demócratas establecidos para controlar la Cámara de Representantes y los republicanos establecidos para controlar el Senado.

Walz tiene que aprobar un presupuesto aproximado de $ 50 mil millones  pero hay muchos otros temas que quiere abordar. La seguridad en la prisión es una de sus principales prioridades. También se habla sobre el apoyo  para legalizar la marihuana. Seguro que será un tema polémico si surge durante la sesión legislativa de este año que comienza el martes.

Durante su campaña  apodada como “One Minnesota” Walz prometió a todos los habitantes de Minnesota  acceso a una educación y atención médica de calidad. 

David Schultz, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Hamline, dice que el gran desafío para Walz es cumplir esas promesas. 

“Está en una posición de estar en un lugar donde pocos gobernadores han estado en la historia reciente de ser potencialmente capaces de cerrar esa brecha”, dijo Schultz. Señala que Walz recibió más del 50 por ciento de los votos y cuenta con el apoyo de todas las partes del estado.

No obstante,  la infraestructura es un gran tema para él al abordar las carreteras y puentes del estado. Ya se está hablando de que podría presionar para aumentar la financiación aumentando el impuesto sobre el combustible.