Desatendiendo las recomendaciones del Gobernador de Wisconsin y del Alcalde de Kenosha, Donald Trump visitó esta población este martes. El mandatario federal en su discurso llamó textualmente “tonto” y “estúpido” al Alcalde por la situación que vino luego de que un elemento de la Oficina del Sheriff hiciera siete disparos en contra de un sospechoso y que esto quedara registrado en el video que seguramente usted ya ha visto. Trump le dijo al Alcalde que era cuestión de haber hecho una llamada y “en 10 minutos se hubiera resuelto la situación” a los manifestantes les aplicó diferentes calificativos, desde alborotadores hasta vándalos, lo que fue aplaudido por los simpatizantes del partido Republicano que acudieron a escucharlo. Para Trump tanto Wisconsin como Minnesota pueden ser estados claves en busca de lograr la reelección y busca a toda costa el voto duro de los simpatizantes del partido. En previsión de que la visita del mandatario de lugar a disturbios, la Ciudad de Kenosha ha impuesto un toque de queda desde hoy a las 7 de la tarde, y se repetirá a partir de mañana desde las 9 de la noche.