El presidente Donald Trump comenzó el viernes exigiendo que el Senado apruebe un nuevo plan de financiamiento para un muro fronterizo. 

“El trabajo del muro está  adecuadamente diseñado y construido”, escribió Trump en Twitter, un día después de que su secretario de defensa renunciara en protesta.  Los aliados protestaron por los planes de retirarse de Siria y Afganistán, y los legisladores se prepararon para la posibilidad de un cierre del gobierno.    

Trump rechazo un plan de gastos que mantendría al gobierno abierto porque a su juicio carecía de dinero suficiente para la “seguridad fronteriza”, incluido el muro propuesto en la frontera entre Estados Unidos y México.     

Mientras los demócratas consideraban que el muro era una pérdida ineficaz de dinero  y no vale la pena cerrar el gobierno, Trump pasó su tormenta de tweets defendiendo la idea al afirmar que los muros han funcionado durante “miles de años” al igual que la rueda.

También advirtió que si los demócratas  rechazan su oposición a la financiación del muro fronterizo, “habrá un cierre que durará por mucho tiempo”.

Después de informar a los republicanos del Congreso el mediodía del jueves que se opondría a una propuesta de gasto temporal, la Cámara de Representantes aprobó más adelante un nuevo proyecto de ley de gastos con los $ 5 mil millones en fondos que Trump está buscando.