El presidente, Donald Trump, aseguró este lunes que las redadas masivas contra inmigrantes, con las que amenazó el mes pasado antes de posponerlas durante dos semanas, empezarán “después del 4 de julio”.

Tras esa fecha, que es el Día de la Independencia de EEUU y es festivo nacional, “mucha gente va a tener que salir”, afirmó Trump en declaraciones a periodistas en el Despacho Oval. El presidente explicó que los agentes del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, en inglés) “los van a detener [a los indocumentados] y llevar de vuelta” a sus países.

“Tenemos un gran sistema para eso, y ha sido muy efectivo y será muy efectivo”, agregó Trump. “Entonces, la gente que viene puede que esté aquí por un tiempo corto, pero van a irse, van a regresar a sus países. Se van a casa”, insistió.

Trump restó importancia a las condiciones que enfrentan la mayoría de los solicitantes de asilo en sus países de origen. Dijo que están recibiendo “solicitudes de asilo frívolas”.

“Eso hacen para obtener acceso al país”, dijo el presidente. “Presentan sus solicitudes de asilo que son completamente falsas”. Las declaraciones se hicieron en la ocasión de la firma por parte de Trump de un paquete de ayudas de 4.600 millones de dólares para la frontera, que fue aprobado la semana pasada en la Cámara de Representantes aunque sin todas las medidas de protección para los inmigrantes que pedían los demócratas.