En lo que va del 2020 en St. Paul, 144 personas han sido lesionadas con arma de fuego, 23 de ellos en forma fatal. Esto representa un incremento del 53 por ciento al compararlo con el año pasado. La situación puede ir a peor dado que con la crisis del Covid 19, muchos departamentos de policía en el país están haciendo recortes, y St. Paul podría en uno de estos perder a 40 elementos entre recortes y suspensión de nuevas contrataciones. El caso más reciente fue el de una mujer muerta esta madrugada y antes de ello, el asesinato de un joven hispano de 17 años a manos de un menor de 14.