El gobernador Tim Walz extendió el miércoles la orden de quedarse en casa durante tres semanas mas y les dijo a los residentes de Minnesota que se quedaran en casa, excepto por asuntos esenciales.

“Nuestra intención es salvar cada vida en esto”, dijo Walz, y agregó que “la única vacuna que tenemos en este momento es el distanciamiento social”.
El anuncio de Walz se produjo solo dos días antes de que su orden inicial de quedarse en casa expirara. Revisó una extensa presentación que muestra cómo el tiempo adicional podría garantizar que los hospitales de Minnesota puedan adquirir los ventiladores y el equipo de protección personal necesarios para tratar el aumento de COVID-19 proyectado por el estado.
Hubo algunos ajustes menores a la nueva orden ejecutiva que hizo exenciones para ciertos trabajadores que podían mantener más fácilmente la distancia entre los empleados, incluidos aquellos en el césped y el paisajismo, así como aquellos que apoyan las industrias de cannabis floral, de vivero o medicinal. Además, los trabajadores que apoyan “negocios que venden o dan servicio a armas de fuego” pueden seguir trabajando mientras los campos de tiro y los clubes deben permanecer cerrados.