Ya recorren las calles de Minneapolis los llamados “interruptores de violencia” se trata de un grupo de personas que reciben un pago de la ciudad para recorrer las calles más conflictivas, buscando evitar la violencia entre jóvenes. No se trata de oficiales de policía, sino de entrenadores, profesores y otras personas que según el Concejo de la Ciudad tienen influencia en los menores y con su orientación se pueden evitar las revanchas entre pandillas y por lo tanto los actos delictivos.  De acuerdo al Concejal Phillipe Cunningham, si los interruptores cumplen con su función, no habrá tiroteos ni se necesitará que acuda la policía al sector.